Voy a presentar un Proyecto de Ley para que ningún salario del sector público, en los tres poderes del Estado, sea superior a 10 salarios mínimos, y que nadie en el Gobierno acceda a regímenes especiales jubilatorios, sino sólo al general de todos los ciudadanos.

Argentina es hoy un país de una profunda desigualdad. En ese contexto, creo no puede desde el Estado promoverse mayores brechas en el ingreso y desigualdad a partir de los salarios públicos y los regímenes jubilatorios.

Hoy, los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, por ejemplo, tienen remuneraciones 20 veces superiores al salario mínimo (341 mil $ vs 16.875 $), sobre el que además no pagan impuestos a las ganancias como hacemos el restos e los ciudadanos.

Además, mientras el común de los ciudadanos que se jubilan mediante el régimen general cobran apenas el 40% del salario de un trabajador en actividad, ellos acceden a un régimen jubilatorio especial que les garantiza el 82% móvil, por haberse desempeñado 4 años como jueces.

Ese régimen previsional, que fue derogado en 2002 para Diputados y Senadores (que hoy aportan al régimen general), subsistió para los magistrados y funcionarios del Poder Judicial, Ministerio Público de la Nación, y de la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas.

Esa injusticia indigna. No puede haber tales diferencias entre quienes trabajan para el Estado y debieran hacer un servicio público con el resto de los ciudadanos. La República no admite prerrogativas. Todos los habitantes somos iguales ante la ley, los impuestos, cargas públicas.

Categorías: Blog

1 Comentario

Ariel · 9 enero, 2020 en 10:25 am

Espero tenga éxito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.